Archivo mensual: julio 2012

Biblioterapia y parejas que leen juntas

PSYCHES IATREION
– Antigua inscripción griega colocada sobre la puerta de la biblioteca de Thebas
cuyo significado es “lugar de sanación de la psique (alma/mente)”

Una biblioteca es un hospital para la mente“.
– Anónimo

“I am a man, and men are animals who tell stories”.
– Clive Baker

La Biblioterapia o el uso terapéutico de la literatura -y por extensión de la escritura- aparece muy bien resumido en un sitio web  de la siguiente manera:

“Un libro entra en la vida de un individuo, se crea un vínculo profundo y la persona se transforma o cambia en una forma significativa producto de este encuentro. La Biblioterapia trabaja con el cómo y el porqué esto ocurre, y cómo este proceso puede usarse de maneras que mejoren nuestra vida como individuos y seres sociales”.

Ya en la antigüedad se les daba libros a los pacientes en hospitales para tranquilizarlos en su espera, lo mismo con los soldados durante la guerra, etc. Siempre ha habido alguna idea de la literatura como vehículo de auto-exploración y terapia.

Aplicado a la pareja, normalmente el proceso biblioterapéutico posee tres etapas de planificación:

1. La pareja responde una serie de preguntas sobre sus hábitos de lectura (¿crecieron con libros?, ¿quiénes leían en su familia?, ¿cuáles fueron sus primeros libros?, ¿sus favoritos?, ¿terminaba todos los libros que empezaba?, ¿dónde leían… a qué horas?, ¿cuáles eran sus pasiones y preocupaciones?).

2. La pareja conversa más detalladamente qué cosas esperan lograr a través de la biblioterapia.

3. Y sobre esa base se determina la “receta” de libros recomendados para cada uno y aquellos para ser leídos juntos en pareja.

La lectura -así como la cultura en general- modifican el cerebro, la forma en que pensamos y vemos el mundo, y en particular la lectura en voz alta en pareja ayuda a crear un espacio de intimidad donde la voz, la respiración, las postura del cuerpo, etc., se resaltan. Hay que recordar que la lectura silenciosa sólo se masificó tardíamente.

En la Biblioterapia se aconseja tomar notas de los libros que se leen y ojalá escribirse mutuamente (mensajes de texto, e-mails, cartas, etc.)

Lou Marinoff – Menos Prozac y más Platón (Entrevista en Una Belleza Nueva)

How Proust Can Change Your Life (Documental)

El cuestionario de Bernard Pivot (basado en Proust)

Por mi parte puedo decir cuánto disfruto cuando Andrea enciende sus velas, apaga la luz, se sienta en el suelo y toma algún libro como los relatos de Edgar Allan Poe y lee para mí. Mucho mejor que vegetar frente al televisor me dejo llevar por su voz en ese rito antiguo de contarnos historias. A veces nos leemos artículos de prensa, sitios de internet, cuentos infantiles rusos, poemas o simplemente ella se recuesta a mi lado y me pide que le cuente alguna historia.

Con Andrea estuvimos conversando de Alberto Laiseca, el cuentacuentos que tenía una sección en el canal I-Sat donde contaba historias de terror. Fue una de esas conversaciones donde uno como que regresa a ese momento en que le hace preguntas a su pareja como si lo desconociera todo de ella. Aquí les dejo Corazón Delator [animación basada en el cuento] en la voz de Alberto Laiseca:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Amor y Sexo, Educación

Una fábula china y un maletín que muestra el futuro

“No hagas promesas estando feliz
ni tomes decisiones estando enojado”.
– Anónimo

La rueda de la fortuna (Tarot)

Cuenta una antigua fábula china -pero que se repite en muchas culturas como si fuese una historia arquetípica-, que hubo una vez un campesino que poseía sólo un caballo cuando un día éste escapó galopando hasta perderse.

Todos los vecinos de la aldea se le acercaron y le dijeron: “Qué lástima. Debes estar muy molesto. Qué mala noticia”. A lo que el hombre se limitó a responder: “Puede ser”.

A los pocos días el caballo regresó junto a otros veinte caballos salvajes que el hombre pudo sumar a su corral.

Todos los vecinos de la aldea se le acercaron y le dijeron: “¡Felicitaciones! Debes estar tan feliz. Qué buena noticia”. El hombre simplemente respondió diciendo: “Puede ser”.

Tiempo después, uno de los caballos salvajes pateó al único hijo del campesino quebrándole ambas piernas.

Todos los vecinos de la aldea se le acercaron y le dijeron: “Cuánto lo lamentamos. Debes estar muy apenado y molesto. Qué noticia más terrible”. El hombre sólo dijo: “Puede ser”.

Poco pasó para que el país fuera a la guerra y todos los hombres jóvenes fueron enviados al frente de batalla. La guerra fue horrorosa y murieron todos los hombres jóvenes, menos el hijo del campesino, debido a que tenía sus piernas rotas.

Todos los vecinos de la aldea se le acercaron y le dijeron: “¡Qué alegría! Debes estar feliz. Qué buenas noticias para ti”. Pero el hombre sólo respondió una vez más: “Puede ser“.

Cuando algo “muy bueno” o “muy malo” me pasa, trato de recordar esta historia y aplicarla para no perder la cabeza cuando las cosas van muy mal o muy bien. La fábula tiene que ver con eso, con ser capaz de conservar la lucidez a pesar del éxito o el fracaso y además no dejar que los factores/agentes externos como la ganancia o la pérdida, la alabanza o la crítica, etc., condicionen nuestras acciones.

El cortometraje On time de Ted Chung ilustra muy bien esta idea de la imposibilidad de controlar todos los factores y evaluar todos los hechos -y aún más si es en el corto plazo-, a pesar de que podamos encontrarnos con el vendedor del maletín y nos pregunte: “¿Qué harías si pudieras ver el futuro?”.

Ted Chung – On Time

 Existe un relato similar a la fábula china escrito por Lev Tolstoi (1828-1910) y titulado “Las tres preguntas“:

  • ¿Cuál es el momento más oportuno para hacer cada cosa?
  • ¿Cuál es la gente más importante con la que trabajar?
  • ¿Cuál es la cosa más importante para hacer en todo momento?

Si quieres saber la respuesta de Tolstoi entonces lee el cuento aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Mente y Locura